¿Qué son las enfermedades periimplantarias?

¿Qué son las enfermedades periimplantarias?

Las enfermedades periimplantarias son infecciones orales que afectan a la estructura ósea que da soporte a los implantes dentales y al tejido gingival que los rodea. Algunas personas sufren periimplantitis y otros problemas infecciosos que pueden aumentar el riesgo de pérdida implantaría.

En este artículo, vamos a hablarte de este tipo de patologías, cómo puedes prevenir su aparición y controlar sus consecuencias. ¡Presta atención! Si tienes implantes dentales o vas a recurrir a un tratamiento de implantología, te será de gran utilidad la información que vamos a compartir contigo.

Enfermedades periimplantarias más comunes

Las enfermedades odontológicas de carácter infeccioso que afectan a las piezas implantadas, presentan una sintomatología muy parecida a la enfermedad periodontal. Concretamente a la fase más avanzada de la enfermedad: la periodontitis o piorrea. Aunque en este caso, la periimplantitis solo afecta a las personas que llevan implantes.

Para prevenir infecciones orales tras un tratamiento implantológico es muy necesario e importante mantener una higiene oral adecuada. Cuidar la encía y las piezas dentales, tanto las naturales como las artificiales, es básico si se quiere mantener un buen estado bucodental.

Las investigaciones profesionales en materia odontológica recogen que, aproximadamente el 20% de las personas con implantes dentales padece periimplantitis. No obstante, al igual que ocurre con la gingivitis, si se actúa con prontitud y diagnosticamos el problema a tiempo, podemos aplicar el tratamiento adecuado y ponerle solución.

Si se espera y la infección se cronifica, se corre el riesgo de perder la pieza implantada. Se pueden presentar dos tipos de enfermedades periimplantarias, te explicamos cuáles son y sus características:

Mucositis

La mucositis es una enfermedad periimplantaria que se produce a partir de una inflamación de los tejidos y mucosas que rodean la pieza dental implantada. Se trata de una patología que no afecta a la estructura ósea. Representa al estadio inicial de la infección y si se corrige a tiempo no presenta mayores problemas. Pero si no se corrige puede agravarse y ser peligrosa para la durabilidad del implante.

Periimplantitis

La periimplantitis es una enfermedad periimplantaria que produce una inflamación de los tejidos con rodean la raíz y la corona de la pieza implantada. La infección genera la pérdida de capacidad ósea maxilar, lo que pone en peligro la correcta osteointegración del implante y su fijación.

Enfermedades periimplantarias más comunes

¿Qué puede causar problemas periimplantarios?

Los problemas periimplantarios son multifactoriales, ya que son varios supuestos los que pueden derivar en la generación de periimplantitis. Algunos factores son externos y otros están asociados al estado de salud del paciente y a algunas enfermedades que pueda padecer. En definitiva, presta atención a cuáles son los principales factores desencadenantes de la enfermedad periimplantaria:

La enfermedad periodontal

Algunas personas tienen tendencia a sufrir enfermedades periodontales. Normalmente, causadas por una insuficiente o inadecuada higiene oral, aunque otras veces, por circunstancias ajenas a sus hábitos de limpieza. Por ejemplo, la morfología y estructura de la dentadura puede favorecer la acumulación de sarro o placa bacteriana.

Por este motivo, si eres propenso a padecer problemas periodontales, como gingivitis o periodontitis, tienes más probabilidades de padecer periimplantitis tras ponerte implantes dentales. Te recomendamos extremar la limpieza oral y mantener unos hábitos de cuidado bucodental adecuados a tus circunstancias.

La higiene bucal inadecuada

Una de las principales causas para que aparezca la periimplantitis es la higiene oral deficiente e insuficiente. Si quieres evitar y prevenir las infecciones gingivales, debes mantener una higiene bucal diaria correcta.

El cepillado es muy importante, debes hacerlo correctamente y con productos específicos para personas con implantes. Además, es muy importante que realices controles dentales regularmente y recurras a un tratamiento de profilaxis cada 6 meses. Como ya sabes, prevenir es mejor que curar y en estos casos, ser riguroso con tu higiene oral te ayudará a controlar las infecciones en la cavidad bucal.

Los malos hábitos de consumo

El consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo son hábitos poco recomendables para la salud en general y para la bucodental en particular. Una de las principales causas de enfermedad periimplantaria es fumar. El consumo de tabaco multiplica por tres el riesgo de padecer periimplantitis y otras enfermedades orales.

La mejor recomendación es que abandones este hábito o reduzcas de forma sustancial la cantidad de cigarrillos. También, debes mantener una higiene oral más exhaustiva y respetar los consejos de tu especialista en implantología. Realiza controles dentales de forma periódica.

Una inserción del implante incorrecta

Si te vas a realizar un tratamiento bucodental de cierta complejidad, siempre es recomendable que acudas a un profesional especializado y con años de experiencia en la materia. Un buen especialista en implantología dental será siempre más exigente y preciso con su labor.

La mala colocación de un implante supone un factor de riesgo importante para padecer periimplantitis. Para evitarlo, siempre se debe recurrir a materiales de primera calidad y ponerse en manos de profesionales cualificados.

La presencia de enfermedades isquémicas como la diabetes

Las enfermedades isquémicas son un riesgo para los tratamientos dentales implantológicos. La diabetes, por ejemplo, supone un alto riesgo de aparición de periimplantitis. El daño producido por la infección sobre el tejido que rodea al implante y el hueso maxilar no tienen la misma capacidad de regeneración que en personas sanas.

Los altos niveles de glucosa en sangre son un factor de alta probabilidad de enfermedad periimplantaria. Para evitar este problema, si eres una persona diabética, debes extremar tus cuidados bucodentales, mantener un control exhaustivo de los niveles de glucosa y visitar al implantólogo con regularidad.

Señales de alerta de enfermedades periimplantarias

Señales de alerta

Si tienes implantes o vas a recurrir a un tratamiento de implantología dental, esta información te será de gran utilidad. Fíjate en cuáles son los síntomas característicos cuando padeces un problema periimplantario. Diferenciarlos te ayudará a actuar a tiempo y a prevenir complicaciones:

  • Enrojecimiento del tejido gingival que rodea a la pieza implantada.
  • Presencia y secreción de pus o sustancias purulentas.
  • Sangrado.
  • Encías retraídas.
  • Presencia de un absceso.
  • Aparición de una fístula o flemón cerca del implante.
  • Sentir dolores en la zona.
  • Sensibilidad al tacto en la zona del implante.
  • Acumulación de placa bacteriana y sarro alrededor del implante.
  • Sufrir movilidad en el implante.
  • Presencia de molestias o tumefacción en la boca.
  • Pérdida o reabsorción de estructura ósea en la zona del implante.

Si sientes uno o varios de estos síntomas, te recomendamos acudir con premura a un especialista. Desde Julián Saiz Clínica Dental te recomendamos que pidas cita con tu implantólogo para hacerte una revisión.

Solo un profesional cualificado te podrá hacer un diagnóstico adecuado, recomendarte un tratamiento efectivo y unos cuidados precisos para tu caso concreto. Es importante evitar que vuelvas a padecer este problema para prevenir futuros riesgos de pérdida implantaría.

5 sencillos pasos para cuidar de tus implantes dentales

Ahora que ya conoces los factores riesgo y los síntomas de la enfermedad periimplantaria, te vendrá bien conocer algunos trucos para cuidar tus implantes dentales y disfrutar de un buen estado bucodental. ¿Qué debes hacer para proteger tus implantes?

  1. Realizar una limpieza oral exhaustiva, mínimo tres veces al día.
  2. Cepillar las coronas sobre implantes y las encías. Para ello, utiliza cepillos específicos para implantes.
  3. Limpiar bien la zona interdental y los implantes con seda dental o cepillos interproximales.
  4. Realizar enjuagues bucales con colutorios que te recomiende el implantólogo.
  5. Cambiar el cepillo de dientes cada tres meses para que siga siendo efectivo y no dañe las piezas dentales ni los implantes.
  6. Punto extra: programar una visita con tu dentista cada seis meses para evaluar tu estado y hacer una profilaxis profesional te supondrá un plus de higiene y prevención que marcará una diferencia clara a la hora de cuidar tus implantes dentales.

Julián Saiz Clínica Dental. Expertos en implantología avanzada

En nuestro centro ponemos a disposición de nuestros pacientes un equipo especializado en implantología dental con experiencia y amplios conocimientos. La excelencia de nuestros tratamientos de implantología avanzada avalan nuestra precisión y saber hacer en el trabajo. Si buscas garantías, podemos ayudarte.

El equipo de Julián Saiz está especializado en cuidado bucodental. Ponte en buenas manos y garantiza unos resultados óptimos para evitar las enfermedades periimplantarias. Luce una sonrisa sana y bonita. Contacta con nosotros y te informaremos.

¡Contacta con nosotros!