Efectos del tabaco en la salud dental

Son muchos los efectos del tabaco en la salud dental, el tabaco tiene muchas consecuencias perjudiciales para tu salud bucodental: no solo amarillea los dientes y provoca halitosis (mal aliento), sino que también contribuye a la aparición de enfermedades de las encías (periodontales), como gingivitis o piorrea, causa retracción de las encías y, en caso de que algún día tengas que someterte a un tratamiento de implantología, tienes más probabilidades de estar entre el 2,5% de casos de rechazo, ya que el tabaco afecta a la cicatrización de los implantes.

Efectos del tabaco_cont

¿Cuáles son los efectos del tabaco en la salud dental?

El tabaco es una seria amenaza para tu boca: su humo está compuesto por unas 4.000 sustancias tóxicas, mutagénicas y carcinogénicas. Es un fuerte irritante, que contiene agentes cancerígenos como la nicotina y el alquitrán. Los fumadores tienen por tanto un mayor nivel de bacterias patógenas en el periodonto (tejidos que rodean y soportan los dientes), lo que provoca la disminución de las defensas de la encía ante el ataque bacteriano y aumenta el riesgo de infecciones. Además, el tabaco tiene un efecto crónico en los vasos sanguíneos de la encía, reduciendo su vascularización. Esto significa que la encía recibe menos sangre y oxígeno, lo que disminuye sus mecanismos de defensa contra la placa bacteriana. Por eso, en pacientes fumadores, la probabilidad de sufrir periodontitis se multiplica por tres, la enfermedad progresa más rápido y es más difícil de detectar, pues la encía no suele sangrar. La cuestión es que la primera señal de alarma para descubrir enfermedades periodontales es el sangrado de encías, pero en los fumadores esto puede no producirse, ya que las encías no se inflaman por la baja vascularización. De modo que aunque no te sangren las encías, atención, porque no quiere decir que estén sanas.

Y no solo eso, sino que además, el tratamiento periodontal será menos efectivo si eres fumador: a más cigarrillos, más severa será la enfermedad y peor la respuesta al tratamiento. La tasa de éxito para tratamientos periodontales básicos (como el raspado y el alisado radicular) y avanzados (cirugía) se reduce en un 50% para aquellos que fuman. La respuesta a tratamientos periodontales más específicos, como la cirugía mucogingival, también disminuye en un 25% en fumadores. En cuanto a los tratamientos regenerativos, el porcentaje de éxito es también la mitad que en los pacientes que no fuman. De hecho, casi el 90% de pacientes que no responden a tratamientos periodontales son fumadores. Evidentemente, la consecuencia más grave de las enfermedades periodontales es que, si no respondes bien al tratamiento, pueden causar la pérdida de piezas.