Qué es la halitosis y cómo combatirla

La halitosis o mal aliento es el conjunto de gases de olor desagradable producidos por unos compuestos tóxicos y emitidos por la boca. La halitosis sigue siendo un tema tabú, en parte porque muchas veces es difícil que el afectado detecte su mal aliento. Sin embargo, este trastorno es muy común, afectando aproximadamente a un tercio de la población.

que-es-la-halitosis-cont

Sus causas pueden ser muy diversas, aunque en el 90% de casos, la halitosis procede de la propia boca; es la conocida como halitosis patológica de origen oral. Mucha gente cree que la halitosis proviene del estómago, pero en la mayoría de ocasiones, el mal aliento se debe a una deficiente higiene bucodental, por lo que no hay que buscar razones más lejos de la propia cavidad oral. Además, el 60% de casos de halitosis de origen oral están relacionados con enfermedades de las encías, como gingivitis o periodontitis. En estas situaciones, las encías suelen inflamarse y sangrar (siempre que no seas fumador), y también habrá recesión ósea y presencia de bolsas periodontales.

El mal aliento suele ser más intenso tras horas de ayuno, en situaciones de estrés (porque se seca la boca debido a la disminución de saliva), tras hablar durante un largo rato y, sobre todo, al levantarse. Mientras dormimos, las bacterias se multiplican, extendiéndose por la lengua y demás tejidos; de ahí la importancia del cepillado nocturno, que no deberías saltarte bajo ningún concepto. Asimismo, cualquier cambio en nuestro organismo puede influir también en la aparición de la halitosis. Por ejemplo, los cambios hormonales durante el embarazo o el ciclo menstrual, así como la ingesta de ciertos medicamentos que reducen la producción de saliva, también pueden generar mal aliento.

Existen muchas clases de halitosis: la halitosis genuina o verdadera (el mal olor es real), la pseudohalitosis (cuando no existe mal olor pero el paciente cree que sí) y la halitofobia (cuando el paciente sigue creyendo, después de un tratamiento, que tiene halitosis). A su vez, las halitosis genuinas pueden clasificarse en tres grupos: halitosis extraoral, halitosis fisiológica (la proveniente del dorso de la lengua) y halitosis patológica oral (procedente de la lengua y del periodonto). Los dentistas nos encargamos de tratar las dos últimas, ya que la halitosis extraoral suele derivar de trastornos otorrinolaringológicos.

El objetivo de los odontólogos a la hora de acabar con la halitosis es reducir la cantidad de bacterias que producen mal olor, que se encuentran en la lengua y/o en las bolsas periodontales. Para tratar la halitosis fisiológica, te recomendamos una limpieza dental profesional, además de que refuerces tu higiene oral. Recuerda que un buen cepillado debe incluir el uso de cepillos interdentales, seda dental, raspadores linguales y colutorio. En cuanto a la halitosis patológica oral, deberemos además tratar cualquier otra patología de tu boca, como caries, enfermedades de las encías o reajustar tus prótesis. Como siempre, más vale prevenir que curar, de modo que si sigues unas correctas pautas de higiene bucodental e intentas dejar hábitos nocivos como el tabaco, reducirás en gran parte las posibilidades de sufrir halitosis.

En cualquier caso, si tienes halitosis lo mejor es que vengas a vernos para que podemos diagnosticar de qué tipo se trata y encontrar la solución más indicada. No olvides que en muchas ocasiones, el mal aliento está relacionado con enfermedades periodontales que pueden poner en riesgo tu boca. Ponte en contacto con nosotros llamándonos al 954533594 o solicita ya tu cita previa online. También puedes pasar a visitarnos en Julián Saiz Clínica Dental, localizada en la calle Virgen de Valvanera, 19 de Sevilla y, ¡despídete del mal aliento!