Odontofobia. Te ayudamos a superar el miedo al dentista

Odontofobia. Te ayudamos a superar el miedo al dentista

¿Crees que sufres odontofobia y necesitas buscar una solución? No te preocupes, no eres la única persona que padece este problema. El miedo a ir al dentista es más común de lo que crees y las fobias se corrigen. Solo debes seguir las recomendaciones de los profesionales.

Si concretar una cita con tu odontólogo te provoca desasosiego y horas antes de la consulta te pones nervioso. La sensación de pánico se apodera de ti y antepones las emociones negativas a la necesidad de cuidar tu salud bucodental, realmente tienes un serio problema de fobia al dentista. Debes tratarlo y reconducir la situación.

Cuando el miedo gana a la razón debemos actuar. Con este artículo vamos a ayudarte a superar el bloqueo y a gestionar de forma práctica la odontofobia. ¡Te explicamos cómo lograrlo!

Odontofobia. ¿Qué es?

La odontofobia es un problema de origen psicológico que, como todas las fobias, es tratable. Supone un miedo irracional al dentista derivado de una experiencia traumática previa. Quizá un tratamiento molesto o un problema durante una consulta durante la infancia hayan desencadenado ciertos tabús hacia el instrumental odontológico o hacia los propios profesionales.

Los pacientes que padecen este problema suelen creer que en la consulta sufrirán daño y dolor. Esta idea errónea es la que debemos desmontar. En realidad, tu dentista valorará el estado de tu salud bucodental y te recomendará ciertos tratamientos.

Acaba con miedos infundados, la mayor parte de tratamientos dentales no provocan dolor, es más, ayudan a eliminarlo. El instrumental, los aparatos y las sustancias utilizadas en las consultas son menos agresivas que hace años y los métodos de intervención más delicados. La garantía de no sufrir dolor es la solución a la gestión del miedo que padeces cuando te planteas ir al dentista.

Principales consecuencias de la odontofobia

La falta del control regular del estado bucodental tiene consecuencias muy negativas para la salud. Provoca la aparición de patologías orales como gingivitis, halitosis, piorrea, caries, dolores, pérdida de dientes o problemas estéticos que afean la sonrisa y la imagen.

Consecuencias, todas ellas, fácilmente evitables con dejar a un lado el miedo infundado y evitar sus terribles consecuencias con una simple visita al dentista. El déficit de asistencia profesional odontológica de forma prolongada provoca problemas serios en la salud oral. Además, las infecciones periodontales afectan de forma negativa a las enfermedades cardiovasculares, a la diabetes y suponen riesgos durante el embarazo.

Piensa que los tratamientos odontológicos son sencillos y muy eficaces en los primeros estadios del problema bucodental. Por lo que es muy importante obtener un diagnóstico precoz de la enfermedad y avanzar con el tratamiento. Así, se evitarán futuras complicaciones.

Principales consecuencias de la odontofobia

¿Qué podemos hacer para combatirla?

Combatir el miedo al dentista requiere un cambio de preconcepción sobre la salud oral. Algo muy necesario para muchos adultos que no han tenido la posibilidad de crecer bajo la influencia de una educación bucodental adaptada a la infancia y a su desarrollo.

Una solución es recurrir a un nuevo aprendizaje, que no se iniciará desde el juego como con los niños, pero que sí logrará una amplitud de miras. Empezarás a concebir las visitas al dentista como rutinas y hábitos saludables habituales, que realmente es lo que son. ¿Cómo conseguirlo?

Haz visitas de control a tu dentista regularmente

Normaliza las revisiones periódicas con tu clínica odontológica. No esperes a tener un problema que pueda ocasionar dolor o complicaciones. Si solo acudes al odontólogo cuando cursas un proceso doloroso no conseguirás disociar su imagen del problema.

Planifica y prepara la consulta

Intenta visualizar la consulta odontológica con relajación, ya sabes que no te harán daño. Mantén siempre la calma y evita los nervios previos. Una vez en la clínica, mientras llega tu turno, distráete, lee cosas agradables, escucha música o haz un crucigrama.

Acude a una clínica odontológica de confianza

Busca un buen profesional de prestigio, cuyo equipo técnico te garantice un servicio personalizado y adecuado. Sentirte seguro y cómodo en la consulta depende en gran medida de ello.

Informa sobre tu fobia

Si comentas tus miedos al equipo clínico que te atenderá, te ayudarán a salvar ciertas cuestiones que de otra manera podrían alterar tu estabilidad. La información que te facilite el profesional y la confianza creada con el equipo te harán sentir más seguro.

Uso de relajantes

Si sufres un miedo intenso o mucha ansiedad ante una intervención de cierta magnitud, puedes recurrir al uso de un medicamento relajante, siempre bajo la supervisión de tu dentista. Los remedios naturales como las infusiones antiestrés también pueden resultar de gran ayuda y son inocuas.

Asiste acompañado

Acudir a la consulta junto a una persona de tu confianza te hará sentir más seguro y tranquilo. Las primeras veces es lógico, no necesitas enfrentarte solo a tus miedos, mejor recurre al apoyo de tus seres queridos.

Acaba con la odontofobia junto a tu dentista de confianza

Acaba con la odontofobia junto a tu dentista de confianza

Disponer de un equipo de profesionales de prestigio, que transmitan seguridad y logren crear un clima de confianza con el paciente es muy importante. Esto es clave durante el proceso de superación de la odontofobia.

Necesitas un buen asesoramiento que provenga de especialistas cualificados y con una experiencia amplia y reconocida. Algo crucial para dejar a un lado los miedos al dentista y disfrutar de un correcto control de tu salud bucodental.

Ponte en sus manos y tendrás ganada gran parte de la batalla a tu problema. Estarás acompañado durante todo el proceso y pondrán a tu disposición los medios de los que dispongan. Conseguirás recibir el tratamiento que necesitas sin sentir angustia.

Piensa que si precisas una intervención o un tratamiento de cierta complejidad y sientes mucho miedo, puedes recurrir a fórmulas de relajación o métodos de inhibición del dolor como la sedación consciente. Todo son facilidades para que prime tu salud y olvides tu fobia al dentista.

En Julián Saiz Clínica Dental podemos ayudarte a superar la odontofobia, además de poner a tu disposición las técnicas odontológicas más avanzadas. Somos un equipo de profesionales especializados con una dilatada formación y experiencia. Te asesoramos en nuestra clínica de Sevilla, ¡Contacta con nosotros!