Mantenimiento de las carillas dentales

Las carillas dentales son uno de los tratamientos más demandados dentro de la Odontología Estética debido a que permite cambiar rápidamente la apariencia de los dientes, consiguiendo una sonrisa perfecta. Las carillas son el tratamiento favorito al que recurren actores, actrices, modelos y todo aquel que necesite una buena apariencia tanto para su trabajo como para su vida personal.

Mantenimiento de las carillas dentales

¿Qué son las carillas?

Las carillas son una técnica de odontología que es utilizada para corregir defectos de forma, tamaño, coloración, desgaste y de formación del esmalte.

Consisten en unas pequeñas láminas que se adhieren en la parte más externa del diente mediante un cemento o resina especial que las fija firmemente.

Las carillas dentales revisten tus dientes originales y el resultado que se obtiene es una dentadura perfecta, una sonrisa mucho más atractiva. El resultado es unos dientes más blancos, más uniformes y bonitos pero con un aspecto muy natural.

Una vez colocados es adecuado que sigas un protocolo de mantenimiento de las carillas dentales para que puedan durar durante muchos años.

Beneficios de las carillas dentales

El beneficio principal que proporciona las carillas dentales es su gran potencial estético: corrige la forma de los dientes, los regulariza y los hace más uniformes. También pueden disminuir un pequeño giro dental u otras imperfecciones.

Las carillas dentales permiten presumir de una sonrisa perfecta al mismo tiempo que totalmente natural. Permite corregir defectos de los dientes tales como fracturas dentales, los espacios entre los dientes, agrandar las piezas si son demasiado pequeñas, darle un tono más blanco a tus dientes…

Otro de las ventajas que presentan las carillas dentales es su durabilidad. Con los cuidados y mantenimientos adecuados pueden durar hasta 15 años.

 

¿Para qué se usan las carillas dentales?

Principalmente las carillas dentales se utilizan para modificar aspectos visuales de los dientes delanteros como la forma, el color, tamaño, etc. En los dientes posteriores se suele usar coronas o fundas para una mayor robustez.

Algunos de los casos en los que se recomienda el uso de carillas son los siguientes:

  • Cubrir fracturas entre los dientes: si debido a un golpe se te ha roto una parte del diente gracias a las carillas puede volver a lucir su aspecto anterior.
  • Cubrir espacios interdentales: si los dientes están muy separados entre sí, mediante la colocación de carillas se puede cubrir este espacio.
  • Corregir formas de los dientes: cuando los dientes no presentan la forma adecuada, ya sean porque son demasiado cortos, presentan un saliente o están desalineados con el resto, se puede construir carillas para corregir estas imperfecciones.
  • Agrandar los dientes: cuando los dientes son más pequeños que el resto o todas las piezas dentales son muy pequeñas en comparación con la sonrisa, las carillas dentales nos ayudan a tener el tamaño deseado.
  • Blanquear dientes: proporcionan una sonrisa blanca y reluciente.

Mantenimiento de las carillas dentales

Tipos de carillas

Existen dos tipos de carillas: las de porcelana y las de composite. Veamos las características y ventajas de cada una de ellas.

Carillas de porcelana: las carillas de porcelana feldespática (tipo de cerámica que mejor nos permite jugar con maquillajes y translucidez) son láminas finas que se colocan en los dientes para darles el color y la forma deseados. En algunos casos para su fijación puede ser necesario un pequeño tallado del esmalte entre 0,5 y 0,8 mm. Aunque no siempre se requiere esta intervención.

Las carillas de porcelana proporcionan unos resultados espectaculares por estética y duración. Presentan el 98% de casos de éxito en cinco años. Mantienen su color durante mucho tiempo y su aspecto es muy natural.

Carillas de composite: las carillas de resina compuesta (composite) se colocan directamente sobre el diente aplicando capas de composite, que tiene la característica de endurecerse utilizando polimeración con luz ultravioleta, contorneando en la boca hasta lograr el aspecto deseado.

Son un tratamiento que presenta unos resultados satisfactorios para corregir pequeñas alteraciones de forma, tamaño o color, sin tener que tallar el diente. Esta recomendado para pacientes jóvenes.

Las carillas de composite presentan la desventaja de que con el tiempo tienden a cambiar de color, con lo que hay que renovarlas periódicamente. Tienen una supervivencia del 86 % a los tres años, aunque la media está en torno a los seis o siete años.

Como hemos visto cada carilla tiene sus características peculiares, en Julián Saiz Clínica te podemos asesorar sobre que carilla es más adecuada para tu caso particular.

Consejos para el mantenimiento de tus carillas dentales

Una vez que tengas tus carillas correctamente colocadas, debes mantener unos buenos hábitos de higiene buco-dental para conseguir el aspecto impecable de tus carillas durante el mayor tiempo posible. Es primordial cumplir con el mantenimiento de las carillas dentales para un mayor éxito.

Limpieza bucal con carillas dentales

La limpieza bucal diaria es primordial para tener unas carillas perfectas. Es muy importante concienciarse en tener una rutina de limpieza muy esmerada.

Debes lavarte los dientes después de cada comida. Es conveniente hacerlo con cuidado y suavemente, ya que al igual que sucede con el esmalte natural, si aprietas demasiado la carilla se puede romper.

Para completar tu rutina de limpieza es adecuado utilizar seda dental o un cepillo interdental y enjuague bucal.

Atención a las comidas

Las carillas dentales son muy resistentes, es bastante difícil que se dañen o cambien de color, pero ciertos alimentos, como los que contienen colorantes, pueden ir provocando un cambio de color en las carillas.

Procura no excederte con el café y el tabaco, y evita los alimentos que pigmenten demasiado tu boca.

Utiliza el abridor

Tanto si usas carillas como si no, recuerda que la boca no es unas tijeras, ni un abre botellas. No utilices tus dientes para cortar celo, hilo, abrir una botella, etc. Este hábito hace que tus dientes se deterioren a un ritmo muy rápido.

Mantenimiento odontológico

Una vez que tenemos las carillas es necesario hacer un seguimiento con tu odontólogo. En Julián Saiz Clínica Dental te realizaremos las profilaxis correspondientes y por supuesto las revisiones necesarias del estado de tus carillas.

Con las carillas de composite, debes extremar tus cuidados, debido a que son menos resistentes.

Mantenimiento de las carillas dentales

¿Son diferentes los cuidados para las carillas de porcelana que para las de composite?

En lo referente a los cuidados básicos de higiene, alimentación, etc., son iguales en ambos tipos de carillas. Lo que sí hay que tener en cuenta es que dada la diferencia de calidades entre ellas, es importante saber que las carillas de composite necesitan más revisiones periódicas por parte de tu odontólogo, una vez se hayan colocado. Esto es debido a que son menos resistentes que las carillas de porcelana, y su color y forma pueden verse alterados con el paso del tiempo debido a agentes externos.

¿Quieres lucir una sonrisa perfecta gracias a las carillas dentales?

Una sonrisa atractiva y perfecta aumenta nuestra confianza y modifica la forma de relacionarnos socialmente mostrándonos más seguros. Nuestra confianza aumenta y con ella las posibilidades de éxito.

Si deseas una sonrisa perfecta y has decidido colocarte carillas dentales confía en profesionales expertos en estética dental. En Julián Saiz Clínica Dental cuentas con el mejor equipo especializado en estética dental. Gracias a las técnicas más innovadoras en este campo podemos ofrecer a nuestros pacientes tratamientos de máxima calidad, así como un seguimiento absoluto en el mantenimiento de las carillas dentales.

¡Consúltanos  en el 954 533 594 y presume de sonrisa!