Injerto de hueso para colocar implantes dentales. Todo lo que necesitas saber.

Injerto de hueso para colocar implantes dentales. Todo lo que necesitas saber.

El injerto de hueso es una de las técnicas más utilizadas en la actualidad para restaurar el soporte necesario para poder colocar implantes dentales en aquellos pacientes que no disponen de suficiente estructura ósea. Es un sistema muy eficaz que ayudará a solventar el problema.

Existen diversas causas por la que se puede producir pérdida ósea. Una de las más habituales, es la pérdida de dientes naturales no repuestos, que supone el desgaste progresivo del hueso de la zona. Esto deja al paciente sin una base sólida sobre la que poder instalar implantes dentales con plenas garantías de que la osteointegración de la pieza sea la adecuada.

La importancia de una dentadura sana

Es importante destacar que la pérdida de piezas dentales es siempre un problema que afecta a tu calidad de vida: la función masticatoria empeora y puede dar lugar a otros problemas digestivos.

Además, perder alguno de los dientes estropea estéticamente el aspecto de tu boca. La sonrisa es muy importante a la hora de relacionarnos con los demás y su ausencia puede causar múltiples problemas de autoestima.

Así que si has perdido una pieza dental recientemente, nuestra recomendación es que no esperes y acudas lo antes posible a un implantólogo experimentado para dar solución a tu problema, evitando así muchas complicaciones y molestias posteriores.

Principales causas de la pérdida ósea

Las causas de la reabsorción ósea del maxilar y de la mandíbula son muy variadas. A continuación te exponemos las más usuales:

  • Extracciones o pérdida de piezas dentales que no han sido repuestas.
  • Pérdida de hueso a consecuencia de enfermedades periodontales graves, como puede ser la periodontitis.
  • Traumatismos que no han sido tratados y han dejado afectado al hueso.
  • Pérdida ósea por edad (más acusado generalmente a partir de los 65 años).
Injerto de hueso - Causas de la pérdida ósea

Técnicas de regeneración ósea e injerto de hueso

En la actualidad hay diversos métodos para recuperar el hueso perdido. Como cada paciente es diferente, lo ideal es que acudas a un profesional especializado que pueda estudiar tu caso y recomendarte el tratamiento más idóneo para el estado actual de tu boca.

A continuación te comentamos cuáles son los más habituales, y cómo se practican:

Injerto de hueso.

Existen varios tipos de injertos óseos. Según su procedencia podemos distinguir cuatro tipos:

  • Autólogos: son los que se realizan empleando el hueso extraído para el injerto procede del mismo paciente. Normalmente se obtiene al separarlo de otra zona donante.
  • Xenoinjertos: el hueso con el que se lleva a cabo la intervención procede de otra especie animal.
  • Alogénicos: se trata de injertos a partir de hueso extraído de otra persona.
  • De hueso artificial: Para estos injertos se emplean materiales sintéticos específicamente desarrollados para sustituir al hueso natural en los implantes.

El hueso extraído del propio paciente, u obtenido a partir de productos sintéticos biocompatibles, en la mayoría de los casos suelen ser suficientes para llevar a cabo la intervención con éxito, siempre y cuando lo realice un profesional cualificado y en un centro con las condiciones de higiene más óptimas.

Regeneración ósea.

La Regeneración Ósea Guiada se sirve de las membranas que aparecen en la boca cuando se produce una extracción de una pieza dental. Éstas evitan que en el espacio que dejan entre la membrana y el hueso penetren células de otros tejidos, que proliferan más rápidamente que las células óseas. Es una de las técnicas más naturales y certeras, ya que, por sí solas, dan tiempo y espacio para que se produzca la regeneración del hueso perdido.

Elevación de seno maxilar.

Ésta es una de las técnicas más empleadas por sus notables resultados y permite recuperar el volumen y la densidad ósea suficiente para colocar implantes dentales.

Los senos maxilares son dos cavidades huecas situadas encima de la parte posterior de los maxilares. La intervención consiste en acceder a la zona a través de una pequeña incisión en la encía, elevar la membrana sinusal, es decir, aquella que recubre el interior del seno maxilar, y ocupar el espacio que ganamos con un injerto óseo.

Apenas unos meses después de realizar la intervención, la zona ya dispondrá del soporte necesario para colocar el implante dental en óptimas condiciones.

Plasma rico en factores de crecimiento.

Este método no se puede considerar un injerto de hueso propiamente dicho. Se trata más bien un tratamiento que favorece la producción de tejido óseo del paciente en la misma zona afectada por la pérdida de hueso. Para realizar esta técnica, denominada formalmente oseoinducción, se emplean las propiedades únicas de determinadas células del propio organismo.

Para realizar este procedimiento se toman plaquetas de la sangre del paciente, separándolas mediante un sistema de centrifugado. De esta forma se aíslan las proteínas necesarias para favorecer la regeneración de los tejidos en las zonas con poco hueso.

Es habitual que en las clínicas especializadas, como es el caso de Julián Saiz Clínica Dental, se realicen tratamientos combinados entre las técnicas de elevación del seno maxilar y el plasma rico en factores de crecimiento. ¿El objetivo de esta doble técnica? Lograr que el paciente desarrolle una base sólida sobre la que aplicar los implantes y, con ello, favorecer una osteointegración lo más duradera posible.

Injerto de hueso - La importancia de acudir a un especialista

La importancia de acudir a un especialista en la materia

Los tratamientos de injerto de hueso son unos de los más específicos de cuantos existen en odontología. No son dolorosos para el paciente, pero sí se prolongan en el tiempo y necesitan de una constante revisión por parte de un profesional. Es por ello que siempre aconsejamos que se hagan acudiendo a una clínica especializada.

Ponerse en manos de un profesional cualificado es una garantía de éxito asegurada. Y recuerda que este procedimiento es sólo el primer paso para la posterior colocación de implantes dentales, por lo que es esencial que todo el proceso esté dirigido por un equipo especializado en implantología.

Julián Saiz Clínica Dental. Especialistas en casos complejos

Julián Saiz Clínica Dental atesora más de cuatro décadas de experiencia en el tratamiento de problemas orales. A lo largo de este tiempo, nos hemos especializado en implantes dentales y casos complejos, entre los que se encuentran los tratamientos de injerto de hueso y regeneración ósea.

Si necesitas asesoramiento, te invitamos a que pidas una cita con nuestro equipo de profesionales sin ningún tipo de compromiso. Realizaremos una revisión y estudio previo exhaustivo de tu caso, para así poder recomendarte los tratamientos y técnicas más beneficiosos para tu salud y estética oral.