He perdido un diente... ¿y ahora qué?

He perdido un diente… ¿y ahora qué?

Una vez que un adulto tiene desarrollada su dentadura definitiva, los motivos por los que puede haber perdido un diente tienen que ver, principalmente, con caries profundas que no se han tratado a tiempo, por un golpe fuerte en la boca o tras padecer una grave infección en la encía.

Sea como fuere, hay un alto porcentaje de población adulta a la que le falta una o varias piezas dentales y no las repone. A continuación te contamos por qué es tan importante restituir cualquier diente en caso de pérdida, ya que los problemas derivados de este fenómeno no se limitan únicamente al aspecto estético, sino que van más allá.

¿Por qué se producen las pérdidas dentales?

Entre las causas más habituales de pérdidas dentales encontramos:

  • Enfermedades periodontales. Una de las principales causas de la pérdida de piezas dentales tiene que ver con la aparición de una infección en la encía: las conocidas como enfermedades periodontales. Debes saber que, cuando la enfermedad avanza gravemente y no es atendida a tiempo, puede provocar pérdida de soporte y la caída de una o varias piezas dentales.
  • Caries no tratada. Si no se para a su debido momento el desarrollo de una caries, acabará dañando la estructura del diente hasta provocar su ruptura o caída.
  • Traumatismo dental. Cuando un paciente ha sufrido un golpe que ha supuesto una fuerte fractura dentaria, dañando gravemente su estructura, o ha provocado una avulsión.
  • Anomalías en el desarrollo: agenesia dental. En el caso de las personas que padecen agenesia dental, tras terminar el proceso eruptivo -o en algunos casos, antes de perder las piezas temporales-, les puede faltar alguna pieza definitiva.

Problemas que puedes tener si has perdido un diente.

A continuación te contamos cuáles son las principales consecuencias negativas de la pérdida de uno o varios dientes que se suceden a corto y medio plazo.

Repercusión estética.

Esta consecuencia es más evidente en función de la ubicación y visibilidad del diente en la boca. Esto puede mermar la autoestima y la apariencia de la persona tanto al hablar como al sonreír.

Problemas de fonación.

En función de la ubicación del diente perdido, la pronunciación de determinados fonemas y sonidos se complica de manera casi inmediata (por ejemplo, el sonido efe) o los fonemas interdentales (o el sonido zeta).

Dificultades masticatorias.

Este problema se debe a que, si has perdido uno o varios dientes, a la hora de comer, los alimentos impactan contra la encía en el hueco que la pieza dental ha dejado libre, suponiendo ciertas molestias e incluso llegando a dañar la mucosa.

Ante estas incomodidades, las personas tienden a masticar por el lado opuesto de la boca. Este sobresfuerzo de masticación provoca un mayor desgaste en las piezas dentales sanas.

Además, las dificultades masticatorias pueden afectar negativamente al proceso de deglución: no triturar correctamente los alimentos incide de manera directa en el hecho de padecer digestiones pesadas.

Problemas de oclusión.

Cuando se ha perdido un diente, provoca la movilización de las piezas adyacentes hacia el hueco que ha quedado libre, inclinándose y generando, por tanto, problemas de oclusión.

Por su parte, su homónimo en la arcada contraria tenderá a erupcionar de manera excesiva buscando el contacto con el diente opuesto. Esto provoca una reducción de la cantidad de raíz que permanece alojada dentro del hueso, llegando a presentar cierta movilidad en caso de que no se reponga la pieza dentaria.

Mayor incidencia de caries y problemas periodontales.

A consecuencia de la pérdida de dientes aparecen mayores espacios interdentales, lo que suele traducirse en una peor higiene bucodental al quedar más restos de comida alojados en esos espacios. Este factor incrementa el riesgo de aparición de caries dentales o enfermedades periodontales.

Problemas que puedes tener si has perdido un diente.

¿Cómo reponer las piezas perdidas?

El desarrollo de la implantología en los últimos años permite hoy en día una gran diversidad de formas para acabar con los problemas derivados de la pérdida de dientes, de manera que no debe ser un problema para el paciente renovar su sonrisa.

Los métodos actuales son cada vez más diversos, menos invasivos y con resultados altamente duraderos. Por ello, si has perdido un diente, nuestra primera recomendación es que acudas cuanto antes a un profesional especializado. En consulta, se te indicará cuál es el tratamiento más acertado para tu caso.

A este respecto, la técnica empleada cambiará, principalmente, si se trata de la reposición de una única pieza o, por el contrario, de varias.

Principales opciones si has perdido un diente

Puente dental.

Los puentes dentales son prótesis compuestas por más de una corona dental. Son estructuras que se colocan -de manera fija- sobre las piezas adyacentes al diente que se ha perdido.

Antes de decidirte por esta opción si has perdido un diente, debes tener en cuenta que los puentes presentan dos claras desventajas frente a los implantes dentales:

Necesitan del tallado de las piezas adyacentes sobre las que se colocará el puente dental. Este tallado daña las piezas dentales sanas, y además supone que éstas deban ir cubiertas por una corona dental de por vida.

Por otro lado, su estabilidad depende de las piezas que han sido talladas para su colocación.

Por estos motivos, los especialistas recomiendan mayoritariamente la colocación de implantes unitarios para reponer una única pieza dental.

Implante dental unitario.

Por otro lado, están los implantes dentales que se componen de dos partes: una fijación de titanio integrada en el hueso que simula la raíz del diente y, una corona dental que se atornilla sobre el mismo.

Existen diversos métodos de colocación y soluciones dependiendo de cada caso concreto. Si quieres conocer los más utilizados hoy en día, te invitamos a leer este otro artículo en el que hablamos de todos ellos.

Principales opciones si has perdido varias piezas dentales

Los casos que hemos comentado hasta ahora son los más idóneos cuando se ha perdido un único diente, pero la implantología dental también permite en la actualidad colocar piezas cuando se han perdido varios dientes.

  • Prótesis híbridas sobre implantes. Esta opción reemplaza todos los dientes de una arcada. Es una prótesis fija que no tiene paladar. Se coloca atornillada sobre los implantes dentales, siendo altamente estética y totalmente funcional.
  • Sobredentadura sobre implantes. Es una prótesis semifija que repone todas las piezas dentales de una arcada. Va colocada sobre los implantes mediante un sistema locator (sistema de anclaje macho-hembra). Se emplean en los casos en los que el paciente tiene menos cantidad de hueso.
  • Prótesis parciales removibles. Esta opción sirve para reponer una o varias piezas dentales. Son soportes acrílicos sobre los que se colocan las piezas a reponer. Se soportan gracias a sujeciones colocadas en los dientes sanos.
Ponte en manos de especialistas en implantología dental si has perdido un diente.

Ponte en manos de especialistas en implantología dental si has perdido un diente.

Como te venimos comentando, en caso de que hayas padecido un problema que haya desembocado en la pérdida de uno o varios dientes, es primordial que te pongas cuanto antes, en manos de un profesional especializado. El equipo médico de Julián Saiz Clínica Dental está compuesto por expertos en odontología e implantología, lo que asegura un tratamiento personalizado y acorde a las necesidades que tengas.

Te ofrecemos tratamientos especializados con un seguimiento constante, e incluso, ponemos a tu disposición servicios de financiación para hacer frente al procedimiento que necesites. Si te queda alguna duda, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros. Te informaremos sin ningún tipo de compromiso.